Tipos de mechas rubias y cuáles te sientan mejor

Cuando alguien habla de hacerse mechas, sin más, normalmente se refiere a las mechas rubias, ya que ésta es la modalidad más extendida de mechas: mechones teñidos desde la raíz a las puntas con un mismo tono de rubio sobre melenas castañas o rubias oscuras, ya sea sobre toda la extensión de la melena o solamente en algunas zonas.

A diferencia de otros tipos de mechas, las rubias suelen conseguirse con decoloración, lo cuál las hace permanentes, y al no estar degradadas hay que retocarlas a menudo para evitar el efecto raíz. Eso conlleva que este tipo de mechas tengan dos problemas importantes: son bastante agresivas con el pelo y hay que retocarlas mucho, así que no resultan muy baratas. Por otras parte, se trata de mechas muy evidentes. Nada que ver con la sutileza de las babylights o con la elegancia del balayage.

Matizar las mechas rubias

El principal problema que presentan las mechas rubias es que, al crearse por decoloración, a veces el tono conseguido no es exactamente el deseado. También pasa a menudo que unas mechas muy bien hechas pasan a tener un tono amarillo canario o anaranjado con el paso del tiempo. Y si cualquiera de esas dos cosas pasa, toca hacer retoques. Lo mismo pasa si se busca un tono muy concreto o se quieren combinar distintos tonos: hay que aplicar distintos tintes para conseguir el resultado buscado.

Es lo que llamamos matizar las mechas, y existen distintos procedimientos para hacerlo. Lo más habitual es aplicar sobre el pelo decolorado un tinte suave, de un tono ligeramente superior al del pelo decolorado. En ese caso se usan dorados para las mechas que amarillean, tonos de rubio ceniza para las mechas que parecen anaranjadas y tonos beige o platino para las que han quedado demasiado blancas. Otra opción es decolorar un poco más, aunque esa es una opción que no se puede hacer más de una o dos veces, a riesgo de castigar el pelo en exceso.

En todo caso, la matización siempre es una solución temporal. A la larga siempre hay que repetir el proceso, porque las mechas se van a ir decolorando y porque al crecer el pelo las raíces se van a notar muchísimo.

Elegir un tono rubio adecuado para matizar

A la hora de elegir un tono de mecha rubia es muy importante tener en cuenta dos factores:

  • El efecto que se desee: ¿quieres dar la sensación de un pelo aclarado?, ¿buscas iluminar ciertas zonas?, ¿quieres que el efecto sea sutil o marcado.
  • El tono de piel que se tenga.

Según el efecto deseado, el color elegido podrá ser más cercano o estar más alejado del tono natural del cabello, y se trata de una elección totalmente personal.

Por otra parte, según el tono de piel de la cara sentarán mejor los colores claros u oscuros, los fríos o los cálidos. Existen múltiples combinaciones de tonos para todos los tipos de cabello y de piel:

Mechas perfectas para pelo rubio y castaño

Aunque las mechas rubias se usan tanto sobre rubio como sobre castaños, no todos los tonos son igual de adecuados. Los tonos dorados crean un efecto aclarado muy bonito en todo tipo de cabello claro y medio, y pueden adaptarse a pieles claras o morenas, aunque habría que evitarlos sobre piel muy muy clara, donde podrían parecer excesivamente suaves. Los tonos cobrizos, al tener reflejos más rojizos, son más recomendables para personas con el pelo castaño porque sobre rubio quedan bastante poco naturales

Dos grandes combinaciones de colores que se usan tanto en mechas tradicionales como en balayage son Cold Brew, una unión de rubio dorado y rubio mate, perfecto para rubios y castaños claros y el Root Beer, con color de espuma de cerveza y reflejos caoba que casa muy bien con pieles oscuras y pelo castaño medio.

Golden Toffe para pelo oscuro

Hoy en día muchas personas de pelo oscuro se hacen mechas y, aunque muchos tienden a buscar efectos muy marcados, para quién quiera cierta naturalidad, lo ideal es la combinación Golden Toffe. Se trata de una combinación de un rubio dorado y un beige oscuro, color café con leche, que queda muy bien y ayuda a hacer brillar los ojos castaños.

Tonos bronce para pelo castaño oscuro o moreno

Para los pelos más oscuros de todos, una decoloración sutil seguida de un tinte en tono bronce es perfecta, ya que aporta luz y movimiento sin aclarar el pelo.

Cabellos pelirrojos con mechas rubias

Para el pelo pelirrojo, más complicado, lo ideal es una decoloración suave y un matizado en tonos caramelo, aunque también se puede optar por tonos rubios, siempre que no sean excesivamente claros.

Mechas Cream Soda

Las mechas cream soda son la gran estrella del balayage en los últimos años, y también se pueden realizar en mechas tradicionales, aunque se recomienda hacerlo en peluquería. Se trata de una combinación de tonos beige, dorado oscuro y castaño claro.

Este tipo de combinación es ideal para rubios oscuros y castaños en cualquier tono, especialmente si la piel es bronceada y el pelo ondulado. Ahora bien, si la piel es muy oscura el contraste puede ser demasiado exagerado y no sentar bien del todo. En ese caso, se recomienda no hacer mechas en la parte más frontal del pelo, para que el contraste no sea muy exagerado, o aplicar un tinte algo más oscuro en la zona de las sienes y las orejas para suavizar ese contraste.