¿Qué son las mechas balayage y como se pueden hacer en casa?

Aunque a muchas personas la palabra balayage no le suene de nada, se trata de un tipo de mechas que, siguiendo la inspiración de las mechas californianas, consigue un degradado sutil a la vez que aclara el pelo desde la raíz. Su principal ventaja sobre otros tipos de mechas es que se trata de un teñido de aspecto natural que casa con cualquier tipo de look y que se puede llevar tanto en verano como en invierno.

Si se hacen bien, pueden iluminar cualquier tono de cabello y, a la vez, darle vida, incluso al pelo lacio. No obstante, hacer un buen balayage no es fácil, ya que en este tipo de tratamiento la aplicación se realiza a mano alzada y se requiere de habilidad y buen pulso.

Te puede interesar: Alisado Japonés

En todo caso, se trata de un tipo de mechas que no requiere de aplicación de calor, quedan bien en todo tipo de pelo, indepedientemente del tono natural, se pueden aplicar sobre cabello teñido y no resultan especialmente agresivas. Están muy de moda desde hace unos años y varias celebrities las llevan.

¿Mechas balayage o mechas californianas?

Te puede interesar: Alisado Keratina

Todo es cuestión de gustos, pero las mechas balayage tienen dos ventajas claras frente a las mechas californianas.

Por una parte, el efecto del balayage es más sutil y elegante, y pueden combinarse varios tonos, ya sea a diferentes alturas o a lo largo de toda la melena, cosa que en las californianas no es habitual. De hecho, algunas de los estilos de mechas balayage más populares son combinados. Las mechas cream soda, por ejemplo, combinan tonos dorado, caramelo y beige y crean un efecto muy dinámico en melenas rubias o castañas.

Por otra parte, las mechas balayage son mucho menos agresivas con el cabello porque no requieren de exposición al calor. Eso las hace más sostenibles y, como además empiezan en la raíz, se pueden espaciar los retoques hasta que la parte no teñida llegue a la altura de las orejas, es decir, hasta que parezcan mechas californianas.

Ahora bien, también hay un contra: las mechas balayage son más complicadas de hacer. Hay que ser hábil para teñir de manera aleatoria mechones sueltos sin que parezca que se te ha caído un cubo de tinte en la cabeza. Esa dificultad es menor cuando se busca un efecto sutil, hacer sólo media docena de mechitas para dar luz, y mayor a medida que se tiñen más mechones.

Finalmente, y en lo respectivo al largo de la melena, las melenas cortas dan poco margen para las mechas californianas, ya que estas empiezan a la altura de las orejas o poco más arriba.

Por tanto, ambas técnicas tienen sus pros y sus contras. Sólo hay que decidir qué tipo de efecto se está buscando.

¿Cómo puedo hacerme unas mechas balayage en casa?

Realizar las mechas balayage en casa es posible, y existen kits específicos para mechas que pueden usarse para este fin.

Lo que necesitamos:

  • Un kit para mechas (que ya incluye todos los elementos necesarios) o bien:
  • Un bote de tinte del tono (o tonos) deseado. En caso de no encontrar el tono deseado, hay tintes profesionales que se pueden mezclar para lograr tonos poco habituales.
  • Un bol
  • Un pincel
  • guantes

Pasos a seguir para hacerlas en casa:

  1. Desenredar bien el pelo y peinarlo con la raya en su sitio habitual.
  2. Preparar el tinte en el bol, para poder recogerla con el pincel. No hacerlo hasta que ya se vaya a empezar a teñir, ya que los tintes se oxidan si se preparan con mucha antelación.
  3. Aplicar la mezcla sobre el pelo a mano alzada. Esa es la parte más compleja de estas instrucciones, ya que hay que asegurarse de cubrir por completo cada mechón sin aplicar tinte de más. Hay que evitar que se tiña el resto del pelo para que no parezca manchado. Una manera de hacerlo es usar un gorro de teñir, que permite sacar los mechones seleccionados de manera aleatoria a través de él y mantenerlos separados del resto del cabello. Si no se dispone de uno, otra opción más trabajosa es escurrir cada mechón con la mano al acabar de cubrirlo, hasta que no gotee.
  4. Aplicar los tonos de arriba a abajo de más oscuro a más claro, a menos que pretendamos que toda la melena tenga mechas de tonos combinados.
  5. Dejar reposar el tinte entre 20 y 45 minutos. Si se trata de un kit de mechas, en el envase indicará el tiempo que hay que esperar, pero, a modo de orientación, las melenas rubias requieren menos tiempo que las oscuras, y los tintes necesitan mñas tiempo cuán más alejados están del tono de base.
  6. Aclarar el pelo con abundante agua templada. En caso de llevar un gorro, mantenerlo en su lugar durante este primer aclarado y retirarlo después. Así el tinte seguirá sin tocar el pelo sin teñir. En caso de que el gorro cueste de sacar, se pueden poner unas gotas de champú en las mechas para hacerlas más resbalosas.
  7. Lavar el pelo con normalidad y aplicar una mascarilla hidratante para empezar a reparar el daño causado por el tinte.

Es muy posible que en las primeras aplicaciones no se logre exactamente el resultado deseado. El balayage no es sencillo, y se requiere práctica para hacerlo bien, pero no hay que desesperar. Se trata de un sistema de ensayo y error, y lo bueno es que, aunque el efecto no sea exactamente lo que se espera, el pelo siempre crece.

Leave a Reply