Mechas babylights: Qué son, cómo se hacen y trucos

Los niños pequeños suelen tener el pelo claro y lleno de reflejos, que se intensifican cuando se exponen a la luz solar. Son como mechitas rubias muy finas, aunque evidentemente naturales, y ese es el efecto que imita la última tendencia en peluquería: las mechas babylights.

¿Qué son las mechas babylights?

Las babylights son un intermedio entre las mechas rubias de siempre y los reflejos, y su principal objetivo es, básicamente, que el pelo no parezca teñido, sino simplemente más claro y lleno de luz.

¿Cómo se consigue eso? Pues, para empezar, eligiendo bien el tono. Las babylights se crean siempre con tinte del mismo color que el cabello pero dos o tres tonos más claro. Nunca se busca cambiar el color, como sí sucede con otros tipos de mechas, ni tampoco los cambios bruscos. Sólo iluminar.

Y, para que el efecto sea mejor, lo ideal es centrarse en las capas superiores del pelo e intentar distribuir las mechas de manera aleatoria.

¿Cómo se hacen las mechas babylights?

Lo primero que hay que tener en cuenta para hacer mechas babylights es que hay diferencias con otros tipos de mechas:

  • No hay tanta libertad para elegir los tonos. Hay que ceñirse al color natural del pelo y rebajarlo un par de tonos, sin más.
  • Los mechones que se seleccionen para ser teñidos han de ser muy finos y hay que coger más que en cualquier otro tipo de mechas. Como si se pretendiera llenar el cabello de hilos de oro, casi imperceptibles.

Elementos necesarios

  • Un bote de tinte del tono elegido
  • Un bol
  • Un pincel
  • Un poco de papel de aluminio
  • Un cepillo
  • Unos guantes

Pasos a seguir

  • Cardar la capa superior del pelo. Para ello, ir cogiendo mechones de uno en uno y usar un cepillo suave, peinando cada mechón en dirección contraria al sentido de crecimiento del pelo. Alrededor de cada mechón sobresaldrán pelos que son los que hay que teñir.
  • Mezclar el tinte en el bol si es un tinte de peluquería, o en el bote si se trata de un tinte o decolorador en kit.
  • Aplicar el tinte a cada mechoncito suelto con el aplicador o con el pincel. Escurrir bien después de aplicar para que no suelte tinte.
  • Envolver con un trocito pequeño de papel de aluminio para que coja calor y se active antes (este paso es opcional, ya que la mayoría de los tintes en kit no requieren de calor).
  • Esperar el tiempo adecuado para la decoloración. Habitualmente basta con 20 o 25 minutos, aunque cada kit suele recomendar un tiempo concreto. También hay que tener en cuenta que cuanto más oscuro sea el color de base más tiempo de aplicación se va a requerir, como pasa en todos los tintes.
  • Retirar el papel de aluminio y aclarar completamente sólo con agua hasta que ésta salga completamente clara.
  • Aplicar champú y lavar con normalidad.

Y ya está: mechas babylights perfectas. Ahora ya sólo hace falta mantenerlas, para lo cual bastará hacerles unos retoques cada tres o cuatro meses, dependiendo de la velocidad de crecimiento del pelo.

Mechas babylights en pelo oscuro

Las mechas babylights dan mejor resultado en cuanto a naturalidad en pelo claro, ya sea rubio o castaño claro. No obstante, en los últimos años también se han convertido en una manera divertida de modificar el aspecto del pelo oscuro sin dar lugar a efectos exagerados.

En pelo chocolate, castaño oscuro o moreno, incluso negro profundo, las mechas pueden hacerse de la misma manera que en el pelo claro. Lo único que hay que hacer es elegir tonos más oscuros, ya sean parecidos al tono natural o más claros. También se puede optar por simplemente aplicar una decoloración suave sobre el tono natural, siguiendo los mismos pasos del apartado anterior.

El toque creativo: convertir las babylights en un tinte de fantasía

Las babylights son un toque sutil de luz. No obstante, para quién quiera ponerse más creativo también pueden ser una buena base para efectos más marcados. Basta con crear las mechas mediante la técnica anterior y luego añadir un tinte de color distinto.

Una combinación que puede quedar muy bien y que resulta atrevida y elegante a la vez es la de una base muy oscura, incluso negra, con babylights plateadas. Esa solución también es muy adecuada para personas cuyo pelo empieza a encanecer, ya que convierte un síntoma de envejecimiento en un look elegante y sofisticado en sólo unos minutos.

El truco: convertir canas en babylights

Otra posibilidad, muy interesante para personas con pelo ligeramente canoso, es usar las canas como base para las babylights, convirtiéndolas en hilos de luz mediante un procedimiento tan simple como aplicar una coloración en unos dos o tres tonos menos que el color natural sobre todo el pelo. Esa coloración no va a rebajar el tono del cabello natural, pero sí va a colorear las canas, que son mucho más claras, de manera que éstas se van a convertir en mechas sutiles.

Obviamente, eso sólo es posible con pelo ligeramente canoso, en el que las canas y el cabello de color natural están muy mezclados. No es posible hacerlo con melenas que tienen más de un 30% de pelo blanco, ni en cabelleras en las que las canas están concentradas en mechones grandes, ya que en ese caso no hay “hilillos” blancos que colorear.

En todo caso, la ventaja de esta técnica sobre pelo semiblanco es que no hace falta usar el mismo tono de la base. Se pueden usar otros colores y aprovechar la decoloración de las canas para que queden naturales.