La gran mayoría de las mujeres del mundo se depilan. No obstante, ni todas depilan las mismas partes de su cuerpo ni todas usan las mismas técnicas. Existen varios tipos de máquinas y utensilios para depilarse, cada uno de los cuales con sus características específicas.

Tipos de depilación

Depilación con cuchilla

La depilación con cuchilla es el equivalente femenino al afeitado masculino. Igual que en éste, se usan los siguientes tipos de máquina:

  • Maquinillas desechables, con varias hojas cortantes.
  • Maquinillas con cabezales intercambiables, también con varias hojas.
  • Máquinas eléctricas, ya sea para el afeitado del cuerpo (muy usadas por hombres) o para zonas delicadas como las cejas o la zona del bikini.

La principal característica de la depilación con cuchilla es que el pelo se corta y, por tanto, crece bastante rápido. Por eso se trata de un método especialmente adecuado para zonas con poco vello o para urgencias, ya que es muy rápido. Sin embargo, suele producir irritación, así que se recomienda depilar la piel bajo el agua o con ayuda de geles y/o espumas, para que la cuchilla resbale mejor.

Te puede interesar:

Cremas depilatorias

El uso de cremas depilatorias es un sistema de depilación muy extendido desde hace décadas. Consiste en la aplicación de algún tipo de gel o crema abrasiva que rompe las fibras capilares. Su efecto es similar a la depilación con cuchilla y, aunque es algo más duradera porque los pelos se debilitan, resulta más farragosa y lenta.

La crema debe aplicarse durante unos treinta minutos y suele ser necesario ducharse o al menos lavar la zona tras la retirada del producto. De hecho, muchas cremas actuales ya están pensadas para usarse bajo la ducha.

Depilación con cera

Probablemente el método de depilación más antiguo de la historia sea la depilación a la cera, aunque no siempre ha sido la cera el producto usado en la misma. Se trata de un sistema de arranque del pelo desde la raíz, y es uno de los más duraderos entre los no permanentes. Se puede hacer con cera caliente o templada y consiste básicamente en aplicar la cera sobre la piel y retirarla de un tirón, arrastrando con ella todo el vello.

Aunque se trata de un sistema muy eficaz, incluso para personas con mucho pelo corporal, es poco recomendable para pieles delicadas o muy finas, y suele producir mucha irritación.

Depilación Láser

La depilación láser es una de las últimas tendencias en depilación. Consiste en la aplicación de haces de luz monocromática sobre la piel para que la activación de la melatonina inhiba el crecimiento del vello. Su efecto no es inmediato sino que requiere de varias sesiones en cada zona, pero el tratamiento es definitivo.

Tipos de depilación laser

Existen cuatro tipos de depilación con láser:

  • Láser de alejandrita, que emite un haz de luz a 755 nanometros de profundidad. És la más eficaz pero no puede usarse en pieles oscuras.
  • Neodimio-YAG, que penetra a 1064 nm y resulta la luz menos eficaz, además de más peligroso para la piel. Suele usarse para eliminar varices, pero también puede usarse para el vello, y es especialmente útil cuando se trata de pieles negras.
  • Fotodepilación IPL,que es la menos efectiva y la que requiere de más sesiones, pero tiene la ventaja de poder usarse en cualquier tipo de vello y de piel.
  • Láser de Diodo, emite a 800 nm y es muy efectivo en todo tipo de pieles, incluso en las más oscuras. Es uno de los sistemas más extendidos, ya que requiere de pocas sesiones y por tanto resulta más económico cuando se hace en una clínica. No obstante, es el láser más doloroso, así que no es adecuado para personas con un umbral del dolor bajo.

Fotodepilación

La fotodepilación es muy similar a la depilación con láser, pero usa un tipo de luz diferente. Se utiliza en ella luz de xenón e, igual que en el caso de la depilación con láser, se basa en calentar la raíz del vello con la ayuda de la melamina de la piel, consiguiendo que el pelo deje de crecer.

Consejos para la depilación

Sea cual sea la forma de depilarse que uno elija, hay que saber hacerlo bien. Se trata de un procedimiento agresivo con la piel, y hay que ir con cuidado para que no resulte en un daño irreparable, tanto antes, como durante, como después de depilarse.

Antes de la depilación

Es muy importante que la zona a depilar esté limpia, seca y muy bien hidratada antes de empezar a trabajar en ella. Una piel bien hidratada y sana tiende a aguantar mejor las agresiones de la depilación, así que, además de limpiar bien con agua y jabón la zona a tratar, es bueno aplicar algo de crema hidratante unos minutos antes de empezar. Exfoliar la piel adecuadamente también es positivo.

También es muy importante elegir bien el sistema que se va a usar. No todas las pieles aguantan igual el dolor, ni la irritación, y a veces es mejor optar por un método de corte, como la crema depilatoria o la cuchilla. Si se usan cuchillas, es mucho mejor optar por variedades de mujer, ya que suelen tener el cuello más flexible y causar menos heridas. Hay que fijarse en que tenga al menos dos hojas en el cabezal y es muy bueno que tenga bandas de gel, ya que mejorarán el deslizamiento de la maquinilla.

En caso de que se opte por una depilación definitiva, hay que informarse bien de qué tipo de depilación es la más adecuada según el tipo de piel, el color y consistencia del vello y las sesiones necesarias para un resultado permanente.

Cómo depilar algunas zonas complicadas

Depilación de axilas e ingles

Las axilas e ingles son zonas delicadas que hay que depilar con mucho cuidado, sea cual sea el tipo de depilación que se elija. En ambas zonas se pueden usar todos los sistemas antes mencionados, aunque al tratarse de una zona de piel sensible algunos pueden ser excesivamente dolorosos.

Close up of muscular male torso, chest and armpit hair removal. Male Waxing

Para quien tenga tendencia a la inflamación de los ganglios linfáticos o a las irritaciones, lo mejor es optar por sistemas poco agresivos, como la cuchilla. Además, para las ingles en concreto hay máquinas específicas con formas afiladas que se adaptan a los espacios angostos y los pliegues de piel.

Depilación de cejas

Depilarse las cejas es algo bastante habitual, aunque no tan extendido como la depilación corporal, y tiene cierta complicación. Además, como las cejas están siempre visibles, cualquier fallo al depilarlas puede cambiar la expresión del rostro de una manera inesperada o incluso desagradable. Para hacerlo lo mejor posible nunca está de más atender a algunos trucos sencillos:

  • Antes de la depilación, hay que tener muy claro qué forma se quiere dar a la ceja. Cada tipo de rostro encaja con una forma de cejas determinado, y cada forma de cejas confiere una expresividad distinta. Cuando se tenga claro la forma que se va a recortar hay que marcarlo en la piel: se requiere una guía para no equivocarse al depilar. Y, lo más importante, hay que conseguir que las cejas queden igualadas.
  • Hay que intentar depilarse las cejas después de la ducha o, en su caso, tras humedecerlas un poco, ya que de esa manera la piel no estará tan tensa y el pelo será más flexible y fácil de agarrar.

  • Para evitar que los pinchacitos de arrancar los pelos duelan demasiado, se puede anestesiar un poco la zona antes de depilar. Para hacerlo la mejor opción es aplicar un poco de hielo, que insensibilizará la piel durante unos minutos.
  • La forma más habitual de depilar las cejas es con pinzas, ya que con ellas se puede coger el pelo con mucha facilidad. Para usarlas bien hay que agarrar el pelo por un punto medio y tirar de él en la dirección de crecimiento, en un ángulo de más o menos 45 grados. De esa manera saldrá de manera natural y habrá menos riesgo de irritación postdepilatoria. Asimismo, hacerlo de esa manera también evita que se rompa y, por tanto, que la operación tenga que repetirse.

Después de depilarte

Dado que la depilación es un tratamiento que puede dañar la piel en cierta medida, es importante cuidar la zona tratada tras terminar.

En primer lugar, es muy bueno aplicar compresas frías o darse una ducha con agua fría o templada para calmar la piel. Eso hará que la piel vuelva a su estado natural.

Luego, hay que rehidratarla, para lo cual es bueno usar algún tipo de crema, ya sea industrial o natural. La aloe vera o la manteca de karité debidamente templada son grandes opciones.

Y, finalmente, hay que esperar un par de días antes de exponer la zona depilada al sol. Es por eso que es recomendable que los tratamientos de depilación definitiva se realicen durante el invierno, mucho antes de la época de sol y playa.